Terapia regresiva, un método excelente para eliminar traumas, miedos y fobias

A veces la vida es dura, ¿no? Todo te cuesta un montón. Desde levantarte para ir al trabajo hasta coger el bolígrafo para escribir en la oficina. Sientes una enorme cruz encima de tus hombros y desconoces cuando fue el preciso momento que llegó ahí. Hasta ahora todo ha sido sufrimiento. Los días grises pasan uno a uno pero tú crees que te encuentras en el mismo lugar, con el mismo dolor porque sientes que algo no te deja avanzar… pero ¿cómo reaccionarias si te digo que estoy a punto de revelarte una cosa importantísima para tu futuro? ¿Algo que puede devolverte tu sonrisa y proporcionarte la vida que mereces tener? Una técnica antigua que se ha ido perfeccionando de generación en generación: La terapia regresiva.

¿Y qué es?

La terapia regresiva es un conjunto de técnicas milenarias.  Es el legado de culturas occidentales y orientales que unieron sus conocimientos para ofrecer un antídoto al profundo sufrimiento del hombre. Y que en la actualidad se ha ido diversificando y mejorando de la mano de la medicina y de la psicología.

Esta técnica va a despertar recuerdos en ti que no sabías que existían. Puede ser que te veas en un coliseo clavando tu espada en el pecho de un esclavo o te encuentres ahogándote con un vaso de vino en medio de un precioso jardín. ¿Por qué? Bien, porque la terapia regresiva te va a ayudar a encontrar la fuente que originó el bloqueo…

¿Cómo es una sesión de terapia regresiva?

Las técnicas más habituales que podría realizar el terapeuta de tu preferencia serian la relajación profunda y la hipnosis profunda. ¿Cómo se realizan esas técnicas?  La primera de ellas consiste en la relajación de las ondas cerebrales hasta alcanzar el estado Theta; y la segunda por medio de una sesión de hipnosis para que el terapeuta acceda a tu subconsciente. En ambos casos, al llevar tu mente a un estado de reposo van a manifestarse altos grados de emotividad que abrirán la puerta hacia tu inconsciente para que todos los recuerdos y vivencias pasadas que están atormentando tu existencia salgan a la luz. ¿Por qué?  Para que tomes conciencia de ellos y así recuperar el control de tu vida.

Nuestras sesiones de Terapia regresiva se realizan bajo relajación profunda,  ya que no todas las personas pueden ser hipnotizadas

En un estado de relajación profunda, la terapia regresiva te ayuda a descifrar los recuerdos ocultos del subconsciente

 

¿Qué es la terapia Regresiva Reconstructiva?

¿Te acuerdas que dijimos que la terapia regresiva ha ido mejorando con los avances en los campos de la medicina y la psicología? Pues precisamente nos estábamos refiriendo a la Terapia Regresiva Reconstructiva. El objetivo principal de esta terapia es que mediante una relajación profunda se hace que la persona retroceda en el tiempo para poder localizar información, problemas o traumas del pasado que permanecen almacenados en su inconsciente y que le generan sus problemas actuales.

Pensamos que muchos problemas tienen sus raíces en emociones vividas en las primeras fases del desarrollo cerebral (vientre materno, nacimiento e infancia), y en algunos casos a conflictos no resueltos en posibles existencias pasadas.

La terapia regresiva es una excelente alternativa para recuperar cualquier problema, pero no hay que pensar que soluciona todos.

¿Y cómo funciona?

La terapia regresiva reconstructiva te llevara a un viaje profundo al centro de tus emociones donde reposan los archivos de situaciones que por alguna razón te están saboteando y bloqueando tu vida presente.

A partir de técnicas especializadas de relajación guiada; para conseguir un estado de ondas cerebrales Theta, que favorecen la libre asociación del inconsciente y un alto grado de emotividad; entraras en un estado ampliado de consciencia donde la Terapia regresiva te ayudara a recapitular tu pasado; volviendo a vivir los episodios traumáticos no resueltos que han generado los desequilibrios actuales; para tomar conciencia de los mismos y encontrar esos archivos ocultos dentro de tu parte inconsciente; en la que encontraras las herramientas, medios y recursos internos que posees para resolverlos y crear un nuevo patrón de comportamiento.

¿Cuáles son los beneficios de la terapia regresiva?

Vas a poder superar una situación traumática del pasado que amarga tu existencia.

Podrás eliminar fobias, culpas, miedos, soledad, abandono, ansiedad y sanar heridas emocionales.

Resolverás situaciones que se repiten constantemente y no sabes por qué.

Eliminarás esas reacciones automáticas frente a ciertos estímulos (olores, palabras…).

Al entrar la armonía en tu cuerpo procederá a equilibrar ambos hemisferios.

Entender que el proceso interno de perdonar es un camino hacia tu propia salvación.

Podrás experimentar una instantánea reducción del estrés tras haber superado ese pensamiento  negativo que no podías descifrar.

Al desencadenar los recuerdos en la terapia regresiva para que te liberes de ellos, podrás empezar a caminar la senda del autoconocimiento para que te sirva como impulso hacia un crecimiento personal.

De la mano del crecimiento personal vas a poder expandir tu consciencia hacia planos espirituales superiores..

Son muchos los beneficios que puedes obtener, pero en ningún caso se debe utilizar para el diagnóstico o como método sustitutivo de exámenes clínicos

La terapia regresiva te aleja del sufrimiento para acercarte al crecimiento personal.

 

Tres preguntas frecuentes

¿Sería recomendable que los niños hagan terapia regresiva?

No. Los niños aún se encuentran en un estado de formación espiritual corporal y mental así que exponerlos a la terapia regresiva traería cierta inestabilidad emocional a sus vidas.

¿La terapia regresiva se puede realizar si la persona se está medicando?

Si. No habría mayor impedimento u obstáculo para realizar la terapia regresiva en estos casos.

¿El terapeuta puede controlar al paciente en estado de hipnosis?

No. Aunque la profunda relajación de las ondas cerebrales Theta estimule la relajación de tu hemisferio derecho que es el guardián de los recuerdos, el hemisferio izquierdo permanecerá alerta para cualquier maniobra que quieras ejecutar.

Testimonios sobre la terapia regresiva

Hace poco empecé la terapia, llena de miedos e inseguridad. No era capaz de tomar decisiones y no podía disfrutar de todo lo bonito que la vida me da. Ahora estoy en un proceso de conocimiento personal, de aceptación y me siento cada día mejor. Aún no he terminado…estoy aprendiendo. He encontrado un guía…alguien que me ayuda a aceptarme y a aceptar, a perdonar.

Llegué a la consulta con una lista interminable de miedos, complejos, dudas, conflictos y partes de mi conducta que necesitaba cambiar. En pocas sesiones, uno por uno aniquilamos todo aquello que me molestaba tanto. No sé cómo pero las regresiones han ido abriendo bloqueos y cambiándome sin darme cuenta. Lo recomiendo de veras. ¡Soy otra persona!

La primera regresión me sorprendió muchísimo pues me encontraba en el año 1400 en Grecia, era una chica de unos diecisiete años, y trabajaba como esclava de la iglesia ortodoxa con mi madre en un espacio donde había piscinas hechas de roca gruesa y maciza. Lo vi tan claramente que aún recuerdo toda la regresión. Me llamaba Casiopea, y cuando llegué a casa escribí el nombre en Google y la primera opción me decía que era un nombre muy típico en Grecia en aquellos tiempos. ¡Me quedé helado!

Como has podido observar, la estructura de la terapia regresiva es consistente y fuerte, y en su mayoría las experiencias han sido positivas. Así que tu o algún miembro de tu familia se siente identificado con alguno de los síntomas que mencionamos es hora de combatir esas penurias con esta técnica. De esa forma te podrás convertir en un ser humano apto para emprender el sublime camino del crecimiento personal, tan necesario en estos días caóticos.

“Vive tu pasado para conocer tu presente”