Lo que no sabemos de los microondas

Un elemento imprescindible en la mayoría de los hogares, los hornos microondas están con nosotros desde los años 70, cuando la industria nos los vendió para ganar tiempo al calentar, incluso hacer las comidas, y asegurándonos que no afectaba nutricionalmente a los alimentos, ni perjudicaba la salud.

Desde ese mismo instante, fueron muchas las voces de investigadores y expertos en alimentación natural las que están continuamente alertandonos sobre los efectos y riesgos que el simple y cotidiano acto de calentar la comida en el microondas conlleva, ya que los microondas provocan cambios en la estructura molecular de los alimentos.

La edición de Enero/Febrero de Nutrition Action Newsletter reportó una  fuga de numerosas toxinas químicas de los envases de los alimentos para  microondas, incluyendo las pizzas, palomitas y patatas fritas. Las sustancias  químicas incluyen tereftalato de polietileno (PET), benceno, tolueno y xileno.  Calentar alimentos grasos contenidos en envases de plástico en el microondas  produce la liberación de dioxinas (sustancias cancerígenas) y otras toxinas en  sus alimentos.

Ahora, cientificos de diferentes paises han investigado que sucede con los alimentos cuando los sometemos a las radiaciones que emiten los microondas como los que hay en las casas.

Uno de los peores contaminantes es el BPA, o  bisphenol A, un compuesto similar al estrógeno usado ampliamente en productos  de plástico. De hecho, los platos hecho especialmente para el microondas  frecuentemente contienen BPA, pero muchos otros productos de plástico también  los contienen.

Científicos de varios países del mundo se han dado a la tarea de investigar qué  es lo que sucede con los alimentos cuando son sometidos a las radiaciones que  emite un horno de microondas doméstico, como los que existen en millones de  hogares en el mundo.

Es curioso, que todos han llegado a la conclusión de que el uso del microondas, lejos de aportar beneficio para el bienestar de las personas, está causando mucho daño, por lo cual han emitido diferentes informes con la siguiente información:

1. Comer rutinariamente comida calentada o cocinada  en horno de microondas, causa daño permanente a largo plazo debido a “cortos  circuitos” de los impulsos eléctricos del cerebro (de-polarización o  desmagnetización del tejido cerebral).

2. El cuerpo humano no puede  desdoblar las substancias desconocidas generadas por los cambios que sufre la  comida calentada en el microondas.

3. La producción de hormonas tanto  masculinas como femeninas se interrumpe o altera como resultado de comer  continuamente alimentos procesados en horno de microondas.

4. Los efectos  negativos de la comida de microondas son acumulables dentro del cuerpo humano.

5. Los minerales, vitaminas y nutrientes de la comida calentada en horno  de microondas se reducen y alteran y como consecuencia el cuerpo humano obtiene  poco o nulo beneficio de estos alimentos.

6. Las sales minerales de los  vegetales se alteran y se convierten en radicales libres cancerígenos cuando son  calentados en hornos de microondas.

7. El consumo de alimentos calentados  en el microondas provoca crecimiento de tumores cancerosos en estómago e  intestino. Esto puede explicar los cada vez más frecuentes casos de cáncer de  colon.

8. El consumo repetido de alimentos calentados en microondas causa  el incremento de células cancerosas en los tejidos.

9. La ingestión  continua de comida de microondas debilita al sistema inmunológico por las  alteraciones causadas en los ganglios linfáticos y el plasma sanguíneo.

10. El consumo de comida de microondas altera las funciones cognocitivas  provocando pérdida de memoria, de la concentración e inestabilidad emocional.

 

Los microondas también eliminan los nutrientes de nuestroa alimentos, y para ello hay excelente información científica sobre los efectos perjudiciales de las microondas en los  nutrientes de sus alimentos:

  • Un estudio publicado en noviembre del  2003 en el Journal of the Science of Food  and Agriculture encontró  que el brócoli calentado en el microondas con un poco de agua perdió más del 97  por ciento de sus benéficos antioxidantes. En comparación, con el brócoli  cocido al vapor que perdió un 11 por ciento o menos de sus antioxidantes.  También hubo reducción de los compuestos fenólicos y glucosinolatos, sin  embargo los niveles de minerales permanecieron intactos.
  • Un estudio escandinavo sobre el cocido de espárragos descubrió una reducción en la vitamina C6  causada por el microondas.
  • En un estudio sobre el ajo, 60  segundos de calentado en el horno de microondas basto para desactivar su  alinasa, que es el principal ingrediente activo del ajo que combate el cáncer.7
  • Un estudio japonés realizado por  Watanabe demostró que tan sólo 6 minutos de calentado en el microondas transforma  el 30-40 por ciento de la vitamina B12 de la leche en una forma inerte  (muerta).8 Este  estudio ha sido citado por el Dr. Andrew Weil como evidencia de su preocupación  sobre los efectos del microondas. El Dr. Weil escribió:

“Podría  haber peligros relacionados con los alimentos calentados en el microondas…hay  una pregunta sobre si el microondas altera la química de las proteína en formas  que podrían ser dañinas.”

  • Un reciente estudio australiano demostró  que las microondas causan un mayor grado de “despliegue de la proteína” que el  calentado convencional.

 

Como calienta los alimentos el microondas

Las microondas son una forma de radiación  electromagnética- las ondas de energía electrónica y magnética se mueven juntas  a través del espacio. Las gamas de radiación EM provenientes del alto nivel de  energía (rayos gamma y rayos-X) en un extremo del espectro a niveles muy bajos  de energía (ondas de radio) en el otro extremo del espectro.

Las microondas se encuentran en el extremo  bajo de energía del espectro, solamente después de las ondas de radio. Tienen  una longitud de onda de alrededor de 4,8 pulgadas, aproximadamente el ancho de  la cabeza.

Las microondas son generadas por algo llamado  magnetrón (un término derivado de las palabras “magneto” y “electrón”), que  también es lo que permitió el uso del radar aerotransportado durante la Segunda  Guerra Mundial. De ahí el nombre que le dieron primero a los hornos de  microondas: rangos de radar.

Un magnetrón es un tubo en el cual los  electrones son sometidos a campos magnéticos y eléctricos, produciendo un campo  electromagnético con una frecuencia de microondas de aproximadamente 2,450  megaHertz (MHz), que son 2.4 gigaHertz (GHz).

Las microondas causan calentamiento  dieléctrico. Rebotan en el interior de si horno y son absorbidos por los  alimentos que coloca en este. Dado que las moléculas de agua son bipolares,  teniendo un extremo positivo y uno negativo, rotan rápidamente alterando el  campo eléctrico. Las moléculas de agua en los alimentos vibran violentamente a  frecuencias extremadamente altas- como millones de veces por segundo- creando  una fricción molecular, que termina calentando el alimento.

Si el alimento o el objeto que coloca en el  microondas no tienen agua no será capaz de producir esta resonancia y no se  calentará. O, como lo llama el periodista William Thomas12,  “latigazo eléctrico”.

Las estructuras de las moléculas de agua son  separadas y deformadas. Esto es diferente a lo que sucede cuando se calienta de  forma convencional, donde el calor es trasferido de afuera hacia adentro. El  calentar alimentos en el microondas comienza con las moléculas en donde el agua  está presente.

Contrario a la creencia popular, los alimentos  calentados en el microondas no se calientan de “adentro hacia afuera”. Cuando  se calientan los alimentos, las ondas calientan la capa de afuera y las capas  de adentro son calentadas principalmente por la conducción de calor desde las  capas exteriores a las interiores.

Dado a que no todas las áreas contienen la  misma cantidad de agua, el calentamiento es uniforme.

Calentar en el horno de microondas crea nuevos  compuestos que no se encuentran ni en los seres humanos ni en la naturaleza,  llamados compuestos radiolíticos. Aún no sabemos que le hacen estos compuestos  a nuestro cuerpo.

Además de los efectos por la violenta fricción  del calor, están los efectos atérmicos,  que no se entienden del todo debido a que no son fáciles de medir. Son estos  efectos atérmicos los responsables de muchas deformaciones y degradación de  células y moléculas.13

Como un ejemplo, el microondas es utilizado en  el campo de la tecnología de genes para alterar las membranas celulares  débiles. Los científicos utilizan el microondas para separar las células. Las  células deterioradas se convierten presa fácil de los virus, hongos y otros  microrganismos.

Otra palabra para estos efectos atérmicos es  el “efecto microondas”, un tema de controversia del que hablaré más adelante.

Efectos sobre las personas

Cuando sus tejidos son expuestos directamente  a las microondas, ocurren las mismas deformaciones violentas y causa la  “enfermedad del microondas”.

Las personas que son expuestas a altos niveles  de radiación de microondas experimentan a una variedad de síntomas, incluyendo:

  • Insomnio, sudores nocturnos y  problemas de sueño
  • Dolor de cabeza y mareos
  • Inflamación de los ganglios linfáticos  y un sistema inmunológico debilitado
  • Deterioro cognitivo
  • Depresión e irritabilidad
  • Nauseas y pérdida del apetito
  • Problemas en los ojos
  • Micción frecuente y sed extrema

 

Existe una buena cantidad de información  emergiendo de que las personas están sufriendo, en diferentes grados, este tipo  de síntomas causados por los teléfonos celulares y la radiación de alta  frecuencia emitida por las antenas, la cual también es emitida por el horno de  microondas todo el día.

De acuerdo con el profesor Franz Adelkofer,  uno de los principales científicos en el área de los efectos biológicos de los  campos EMF:

“Existe evidencia real de que la hiperfrecuencia de los campos  electromagnéticos puede tener efectos geno-tóxicos. Y este daño del ADN siempre  es la causa del cáncer.

Hemos encontrado que estos efectos dañinos en los genes a niveles  por debajo de los limites de seguridad. Es por eso que pensamos que es urgente  basar los límites de seguridad en los efectos biológicos, no en los térmicos.

Deberían basarse en la biología, no en la física.”

Años de investigación Rusa respaldan estos efectos

A los nazis se les atribuye el primer  dispositivo de calentamiento por microondas, lo crearon para proporcionar apoyo  alimentario móvil a sus tropas durante la invasión de la Unión Soviética en la  Segunda Guerra Mundial.14 Estos  primeros hornos de microondas fueron experimentales. Después de la guerra, el  Departamento de Guerra de los Estados Unidos tuvo la tarea de investigar la  seguridad de estos hornos de microondas.

Pero fueron los rusos los que realmente  tomaron al toro por los cuernos.

Después de la guerra, los rusos recuperaron  algunos de estos hornos y comenzaron una investigación sobre sus efectos  biológicos. Alarmados por lo que descubrieron, en 1976 los rusos prohibieron  los hornos de microondas, comenzaron la prohibición durante la Perestroika.

Veinte años de investigación rusa (y estudios  alemanes de 1942) representan un fuerte argumento contra la seguridad de los  hornos de microondas.

Sus conclusiones llevaron al gobierno ruso a  emitir una alerta internacional sobre el posible daño biológico y ambiental  relacionado con el uso de los hornos de microondas y otros dispositivos con  frecuencias electrónicas similares (como los teléfonos celulares).

No pude evaluar personalmente ninguna de estas  investigaciones, dado a que es difícil conseguir esos documentos, por lo que no  puedo darle validez a su metodología o conclusiones. Todo lo que se puede hacer  es reflexionar todo lo que se pueda sobre estas investigaciones.

El artículo de Powematch resume las siguientes  investigaciones rusas muy bien, por lo que lo pondré exactamente igual:

  • Investigadores rusos encontraron que  se formaron sustancias cancerígenas en casi todos los alimentos probados.
  • El calentamiento de la leche y granos  en el microondas convirtió algunos aminoácidos en sustancias cancerígenas.
  • Las carnes preparadas en el microondas  produjeron agentes causantes de cáncer d-Nitrosodientanolaminas.
  • El calentamiento de alimentos  congelados en el microondas convirtió sus glucósidos y galactósidos en  sustancias cancerígenas.
  • Una exposición extremadamente breve de  vegetales congelados, cocidos o crudos, convirtió sus alcaloides en  cancerígenos.
  • Los radicales libres cancerígenos se  formaron al calentar plantas en el microondas- especialmente la raíz de los  vegetales.
  • Se encontró una degradación  estructural que produce la disminución del valor nutricional de un 60 a 90 por  ciento en todos los alimentos probados, con reducciones significativas en la  biodisponibilidad del complejo de vitamina B, vitamina C y E, minerales, lipotrópicos  (sustancias que impiden la acumulación anormal de la grasa).

 

Añadimos que estos resultados están respaldados  por un estudio japonés realizado en 1998 por Watanabe sobre la vitamina B12 en  la leche.

Deja una respuesta