Descubre la Quinoa, alimento de los Incas

publicado en: Alimentación natural | 0

Existen muy pocos alimentos como la quinoa a la que los antiguos incas llamaban chisaya mama (la madre de todos los granos), y de la que el emperador tenia el honor de plantar las primeras semillas de la temporada, y lo hacia con herramientas de oro.

Nutricionalmente es tan completo que hasta la NASA lo considera un alimento ideal para los astronautas. Ya los incas lo llevaban mezclado con grasa para resistir sus largas marchas a pie.

¿Qué es la quinoa?

La quinoa, uno de los granos más importantes de los Andes, es técnicamente la semilla de una hierba, aunque es considerado un  grano. Pertenece a la familia de las quenopodiáceas (como las espinacas) pero se compara con los cereales por su composición y su forma de comerlo.

La quinoa es rica en vitaminas del complejo B,  vitamina C, E, tiamina, rivoflavina, y tiene un alto contenido de minerales, tales como fósforo, potasio, magnesio y calcio entre otros.

Se cocina en 15 a 20 minutos  y puede ser utilizado en una gran variedad de platos desde el desayuno  hasta el postre. Por la mañana puedes tomarlo como cualquier otro cereal de desayuno mezclándolo con pasas, canela, un toque de jarabe de  arce y un plátano en rodajas. Para el almuerzo usalo en ensalada o servido junto con frijoles negros y vegetales salteados. Las posibilidades de la quinoa en la mesa son infinitas.

¿Como preparar quinoa?

Para cocer la quinoa utiliza tres partes de agua o caldo por una parte de grano. Tenlo a fuego medio durante unos 15 minutos, o hasta que el grano se convierte en transparente. Trata de asegurarte de que esté al dente, de la misma manera que con la pasta. Lo mejor es que según vayas probando, cocinarla hasta que la encuentres de tu agrado. El tiempo perfecto de cocción se alcanza cuando cada grano de quinoa ha doblado su volumen y libera su germen blanco.

Servir inmediatamente recién cocida para mantener su sabor y el valor nutritivo.

Si lo prefieres puedes tostar los granos en una sartén antes de cocerlos para darles un sabor a nuez.

La quinoa debe lavarse antes de cocerla para eliminar la saponina que contiene, para ello se enjuaga unos segundos bajo el chorro de agua fría, veremos que hace espuma por esa saponina. No se debe dejar en remojo más de unos minutos pues esa saponina se despositaría en su superficie y no lograríamos eliminarla.

Deja una respuesta