dietetica_naturopatia¡Toda causa tiene su efecto!

La naturopatía forma parte de la gran variedad de técnicas que se engloban bajo la denominación de Medicina Alternativa y se aplica cuando existe un diagnóstico médico previo. En lugar de perseguir únicamente un alivio sintomático, busca la causa del origen de la enfermedad para estimular la capacidad curativa innata del organismo y facilitar sus mecanismos de equilibrio para alcanzar un buen estado de salud.

Para activar esos mecanismos de defensa, la naturopatía utiliza recursos internos y externos (promueve cambios en el estilo de vida, cuida la alimentación, la eliminación de toxinas, la estimulación de su sistema inmunitario, etc.), para fomentar actitudes y valores que permitan una forma de vida armónica con el entorno.

La naturopatía plantea un tratamiento holístico que abarque el cuerpo entero y no sólo una parte del mismo. Significa “curación natural” y comprende modalidades terapéuticas que guían al cuerpo humano hacia su estado original de equilibrio. Como base para preparar el terreno para la curación se apoya en elementos auxiliares, con muy pocos efectos secundarios, que nos ofrece la naturaleza.

Aquí nombraremos algunos de ellos:

Fitoterapia: Uso de plantas medicinales en distintas presentaciones, infusiones, emplastes, cápsulas, decocciones, tinturas, oleatos…

Quiromasaje: Masaje terapéutico realizado directamente con las manos sin la intervención de aparatos supletorios cuya finalidad es la de aliviar y mejorar los diversos trastornos del paciente.

Oligoelementos: Los oligoelementos son sustancias químicas que se encuentran en pequeñas cantidades en el organismo para intervenir en su metabolismo. Estos elementos químicos, en su mayoría metales, son esenciales para el buen funcionamiento de las células

Flores de bach: La Terapia floral es un sistema de tratamiento natural, compuesto por esencias florales. Constituye una terapia energética, holística, que ayuda a restablecer la salud, contribuyendo a armonizar las disfunciones en los campos físico, emocional, mental y espiritual de todos los seres vivos.

Aromaterapia: Los aceites esenciales son productos destilados a partir de sustancias vegetales naturalmente aromáticas que se encuentran en las flores, frutos, raíces, cortezas y semillas. Es una terapia natural eficaz, de calidad, que complementa perfectamente a otras terapias alternativas.

Acupuntura: Técnica milenaria oriental que restablece el equilibrio energético del cuerpo mediante el uso de agujas en diferentes puntos del cuerpo. Estos puntos se encuentran distribuidos por todo el cuerpo a través del recorrido de los meridianos (canales energéticos). La estimulación de estos puntos dará como resultado la restauración y equilibrio de la energía del organismo para recuperar la salud.

Auriculopuntura: Se aplica en el pabellón auditivo mediante agujas finas tales como las de la acupuntura en los puntos relacionados con algún proceso de enfermedad.

Reflexología podal: El objetivo de la Reflexología es mantener la salud de los órganos, sistemas o estructuras a través de la adecuada estimulación aplicada a sus correspondientes microreflejos situados en los pies. A través de la técnica reflexológica, se logra establecer el balance natural de la energía, el buen funcionamiento de órganos y glándulas.

Reiki: Sistema ancestral y profundamente sencillo que se utiliza para aliviar el dolor y alcanzar un estado de relajación beneficioso para el organismo.

Iridología: Es ante todo un método de diagnóstico, consiste en leer en el iris (la parte de la membrana vascular del globo ocular que da al ojo su color) los signos de ciertos trastornos o enfermedades del organismo.