shantala¡Porque la piel es el primer lenguaje!

El masaje infantil es una tradición que se ejerce desde épocas remotas en muchas culturas del del mundo, tales como la india, donde se ha transmitido de madres a hijas y que ha sido importado a Occidente por el Dr. francés F.Leboyer que, al observar como una madre masajeaba a su bebé, quedó fascinado con la fuerza de los movimientos y los beneficios que esa práctica tenía en los bebés, y a la que bautizó con el nombre de aquella madre “Shantala”.

Para los bebés, ser cargados, acunados, acariciados, tocados, masajeados, etc., es algo tan indispensable como las vitaminas, sales, minerales y proteínas que les proporcionamos con la alimentación.

Posteriormente, se han realizado estudios de investigación que revelan la necesidad del contacto afectivo como parte fundamental de los primeros años de vida, y el masaje infantil es uno de los métodos más agradables y fáciles para estableces ese primer contacto.

El masaje infantil consigue calmar a los niños, fomenta la resistencia de su organismo, que tengan un sueño tranquilo y reparador así como un desarrollo psíquico positivo. Es por ello, que estos masajes son uno de los momentos preferidos de los bebés.

Durante el masaje los pequeños sienten una sensación muy agradable porque no se trata sólo del contacto de pieles, sino también de percibir sensaciones a través del oído, el olfato y la visión, ya que este masaje infantil es una técnica sutil, tierna y agradable, que por medio de la estimulación táctil permite comunicar de una forma intensa con el mundo corporal y emocional del niño.

Es el arte de la comunicación a través de las miradas, las sonrisas, el contacto, las palabras, el juego, … que nos acercan a cada bebé tan único. El tacto es un poderoso medio para el desarrollo fisiológico, psicológico y emocional del bebé, es un nutriente que beneficia tanto al bebé, como a los padres y madres y/o personas más cercanas a él, estimulando y fortaleciendo los vínculos afectivos y la escucha mutua.

El bebé no se nutre solo de comida, necesita fundamentalmente amor y cariño, que le proporcionen una seguridad y acogida emocional para poder crecer de forma armónica, El masaje además, le proporciona beneficios a diferentes niveles:

  • Nivel fisiológico.
    El masaje infantil proporciona alivio en las molestias del estreñimiento, cólicos, gases, mucosidad y dentición, además de aportar relajación, lo que mejora la calidad del sueño y disminuye el estrés
  • Placer sensorial.
    El placer sensorial es muy importante para poder vivir el cuerpo y el ser con libertad, apertura, sensualidad, sensibilidad y autonomía, el masaje le permite tomar conciencia de una forma muy placentera de las dimensiones y el espacio del cuerpo en relación al espacio externo. Le permite conocer los límites corporales, que en el futuro le ayudarán a conocer sus límites respecto a los demás y a respetarlos.
  • Equilibrio tensión-relajación. Función liberadora.
    El estímulo táctil, auditivo, visual y emocional que aparece en el masaje, hacen que el bebé se ponga en estado de alerta y lo abre a procesos de memorización y aprendizaje, y cuando el bebé canaliza y reduce esa tensión, le ayuda a regular y procesar experiencias vividas liberando las tensiones acumuladas a lo largo del día, con la persona en quien más confía y en un clima cálido, tranquilo y de amor.
  • Vínculo afectivo.
    El masaje ayuda a crear y a nutrir los lazos entre madre/padre/bebé, que tan importantes son en la relación y comunicación entre ellos, ya que cuanta más vinculación haya por parte de los padres respecto al niño, más vinculado estará el niño con los padres, convirtiendo esta relación en la base sobre la que se irá construyendo el desarrollo positivo cuando sea mayor.

Si desea más información del curso, póngase en contacto con nosotros en el teléfono 952 77 02 09 o mediante el formulario de contacto en el menú principal.

shantala2