images¡Meditación en movimiento!

El Chi Kung o Qi Gong es una terapia medicinal de origen chino que pertenece al mismo grupo que otras terapias que proceden de la tradición oriental y sustentan sus principios en la importancia de canalizar de forma adecuada la energía vital (Qi) a través de los diferentes meridianos que recorren nuestro cuerpo.

Según dichos principios, el buen estado de la salud de cada uno dependerá de nuestra capacidad para conseguir el correcto equilibrio entre la mente y el cuerpo; y dicho bienestar se logra, principalmente, a través de la meditación y del control de la respiración.

Esta práctica milenaria china se traduce como el arte de cultivar la energía para que circule correcta y armoniosamente por nuestro organismo, e incide especialmente en la importancia de que nuestra respiración sea consciente y acompañe a cada uno de nuestros movimientos y pensamientos.

Esta terapia, es también conocida como “fuente de la juventud”, quienes la practican aseguran que les ayuda a eliminar las tensiones y el estrés del día a día y que es un auténtico caudal de paz que les aporta salud y vitalidad.

La esencia del chi kung o qi gong, es la sincronización armónica de lo que se denomina como los tres tesoros : el jing, la esencia; el chi, la energía interna, y el shen, el espíritu., ya que para conseguir el bienestar hay que conservarlos fuertes y sanos. Por ello, la práctica de esta terapia requiere de tres pasos.

El primero es el control del cuerpo, esto es, la relajación, debemos relajar, en este orden, nuestra mente, la respiración y, por último, nuestro cuerpo. La finalidad de esto es que, al hacerlo, se abren los canales o meridianos por los que circula nuestra energía vital permitiendo que ésta fluya de forma correcta.

El siguiente paso es regular la respiración hasta que consigamos que se realice de forma constante y tranquila. A la hora de practicar este proceso, el chi kung recomienda la utilización de ocho palabras clave (o formas de respirar) que nos ayudarán a modo de guía a lograrlo de forma satisfactoria:

  • Sosegada
  • Suave
  • Profunda
  • Larga
  • Continua
  • Uniforme
  • Lenta
  • Delicada

Y en último lugar estaría el control de la mente o corazón. Este paso es intrínseco a los dos anteriores, es decir, si logramos relajar nuestro cuerpo y nuestra respiración con éxito, nuestra mente o corazón se relajarán y estarán en paz.

La práctica del chi kung o qi gong puede ser tanto estática como en movimiento. En cualquiera de los dos casos, es muy importante estar bien apoyado, es decir que nuestro cuerpo esté en una posición equilibrada y en contacto firme con el suelo.

En China, el Chi Kung es considerado como una de las cinco ramas de la medicina y forma parte del proceso terapéutico habitual en los centros sanitarios. Hasta hace relativamente poco tiempo sólo se conocía en los círculos de las artes marciales o en el ámbito religioso budista y taoísta. Durante los últimos veinte años sus beneficios se han abierto al gran público y no resulta difícil ver en los parques a ciudadanos chinos dibujando con su cuerpo Las Ocho Piezas del Brocado, una de las secuencias de movimientos más conocida.